Visita del Arzobispo a las Esclavas Misioneras en México

El pasado miércoles el arzobispo de Pamplona y obispo de Tudela se desplazó hasta México para allí realizar la Visita Canónica, por estar sujetas a derecho diocesano, a las Religiosas Esclavas Misioneras de Jesús. Don Francisco va acompañado del párroco de Milagro, localidad navarra en la que fueron fundadas, y por el canónigo tudelano Jesús Zardoya.

El motivo de la visita no es otro que el de cumplir con lo establecido en el derecho diocesano y que manda al Ordinario de la diócesis a seguir de cerca los pasos de la congregación religiosa y escuchar y animar a las religiosas en sus tareas apostólicas.

Ayer mismo y en la localidad mexicana de Coatzacoalcos donde las religiosas tienen una casa de formación de novicias y postulantes y también atienden una residencia de ancianos el arzobispo inició una tanda de ejercicios espirituales que durará 8 días y en el que participan 20 esclavas misioneras de Jesús procedentes de la casa donde se imparten los ejercicios y también de otras comunidades donde trabajan las hermanas. Una de las comunidades se encuentra trabajando en una parroquia de Chiapas.

Las Esclavas Misioneras de Jesús fueron fundadas en 1954 por el que en su día fuera párroco de Milagro Don Quintín Huarte Mugueta, natural de Villaveta (Navarra). En la fundación contó con la colaboración de María Teresa Azpíroz Castelmon. La aprobación de Roma llegó el 26 deenerode1963.

En Milagro está la Casa Madre en la que han hecho ejercicios espirituales cerca de 5.000 navarros y desde esta localidad navarra partieron diferentes grupos de religiosas para trabajar primero en Rwanda (Africa) donde estuvieron hasta 1993; en Cáceres donde las religiosas colaboraron en la Delegación Diocesana de Misiones hasta 1992 y ahora en México donde la Congregación está viviendo un resurgir vocacional.

El carisma fundacional de las Esclavas Misioneras de Jesús está centrado en la oración por las vocaciones, en la evangelización desde el espíritu misionero y en el servicio a los más pobres.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*