60 años peregrinando a Lourdes

La Hospitalidad Diocesana de Lourdes celebra este año el 60 aniversario de su fundación. Como tal arrancó en 1953 y desde entonces todos los años ha organizado la peregrinación diocesana con enfermos al santuario mariano de Lourdes.

Este próximo lunes día 11, fiesta de la Virgen de Lourdes, a las 5,30 de la tarde y en el marco de la novena en su honor que se viene desarrollando desde hace más de cien años en la parroquia pamplonesa de San Lorenzo se hará un público reconocimiento a los voluntarios que durante estos 60 años han colaborado en el desarrollo de la peregrinación y ya se han “jubilado”. Será en la eucaristía que presidirá Miguel Garísoain, formador del Seminario y colaborador de la Hospitalidad.

La Hospitalidad Diocesana de Lourdes ha contado en estos 60 años de historia con la colaboración de decenas de voluntarios, hombres y mujeres, mayores y jóvenes, que gracias a ellos han sido cientos los enfermos de toda Navarra que han podido acudir al internacional santuario al que anualmente acuden más de siete millones de peregrinos.

lourdes2

La peregrinación anual dura tres días y los responsables de la organización han mimado siempre todos los detalles para que los enfermos, verdaderos protagonistas, disfruten humana y espiritualmente de tan importante evento religioso.

A esta peregrinación siempre se ha unido y ha estado presente de una manera o de otra el obispo diocesano.

Pero aunque la Hospitalidad de Lourdes celebra el 60 aniversario hay que decir que las peregrinaciones desde Navarra al citado santuario ya se vienen desarrollando desde hace mas de cien años. Así consta en la parroquia de San Lorenzo que desde siempre ha sido el epicentro de la peregrinación mariana. En concreto y hace 110 años partieron desde la citada parroquia mas de mil navarros que se desplazaron hasta la estación del tren para desde allí iniciar la marcha religiosa hacia Lourdes. Al frente de tan numeroso grupo de peregrinos iban el obispo diocesano, entonces José López Mendoza y García, el párroco de San Lorenzo, Marcelo Celayeta y les acompañaban un grupo numeroso de sacerdotes diocesanos y feligreses de San Lorenzo responsables de la organización. De regreso trajeron la bella imagen de la Virgen que hoy podemos contemplar en el retablo del altar mayor de San Lorenzo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*