La Iglesia sale a las calles y plazas de Navarra

Nadie quedaba indiferente al observar a decenas de familias, personas mayores y niños cantando salmos con guitarras, flautas, panderetas y todo lo que metía ruido, anunciando el amor de Jesucristo a través de testimonios en primera persona y catequesis, que tratan sobre temas como “¿Quién es Dios para ti?”, “¿para qué vives?”, “¿qué es la Iglesia?” o “el kerigma”.

Y es que desde el pasado 7 de abril y hasta el 5 de mayo, durante los cinco domingos de tiempo pascual, cientos de católicos navarros pertenecientes a las comunidades neocatecumenales están rezando y ofreciendo testimonio públicamente de su fe en las calles y plazas navarras. Lo hacen con motivo del Año de la Fe y obedeciendo al llamamiento del Papa Francisco, quien está pidiendo prácticamente todos los días en repetidas ocasiones que la Iglesia tenga las “puertas abiertas para salir y celebrar, ayudando a aquellos que no se acercan”.

En Pamplona la mayoría de este tipo de encuentros en plazas se desarrollan los domingos a las 12 del mediodía: los de la parroquia de San Nicolás en la plaza de San Francisco; los de la Parroquia de San Jorge, en la plaza Doctor Gortari; las comunidades de San Andrés de Villava y Santa Teresa de Orvina van a la plaza Arriurdiñeta frente a la biblioteca de la Chantrea. Y ya por la tarde, a las 18.30, la Parroquia de San Fermín acude a la Vuelta del Castillo, a la altura de la Casa de la Misericordia.

En Funes también se realiza esta misión para llegar a las personas que no van habitualmente a la Iglesia o para todo aquel que busca un sentido profundo a su vida. En este pueblo el punto de encuentro es la plaza de la Diputación, los domingos a las 18.00, organizado por personas procedentes de las comunidades de Valtierra, Cascante, Villafranca, Milagro, Puente La Reina y Olite.

Por último, en Tudela, los grupos de la Parroquia Santa María la Mayor salen a la calle Herrerías a celebrar vísperas, catequesis y dar testimonio, todos los domingos a las seis de la tarde.

En 120 países de todo el mundo se está realizando esta misión, en diez mil calles y plazas, más de quinientas de las cuales están en España. Inspirados en el mismo Espíritu que movía al cardenal Bergoglio a decir a sus diocesanos cuando era arzobispo de Buenos Aires: “Los tiempos nos urgen. No tenemos derecho a quedarnos acariciándonos el alma. Tenemos que salir a hablarle a esta gente de la ciudad, salir de nuestra cáscara y decirles que Jesús vive y que Jesús vive para él, para ella, y decírselo con alegría”.


Fotografías: Juan Carlos García

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*