Sacerdote centenario

El pasado día 13 de octubre cumplió cien años el sacerdote diocesano Jesús Jiménez Torrecilla y lo celebró en la Residencia San Raimundo Abad de Fitero, donde reside, junto a sus compañeros, familiares y las Hermanas de Santa Ana que están a cargo del establecimiento. Numerosos vecinos de la localidad se acercaron para felicitarle.
Hoy sábado tendrá lugar la celebración oficial enmarcada en un sencillo homenaje ofrecido por los fiteranos al que fuera párroco de la localidad entre noviembre de 1958 y agosto de 1968. Los actos comenzarán a las siete de la tarde con una conferencia del profesor Ricardo Fernández Gracia con el título “Fotografías con historia. Historias con fotografías: Fitero y su vida parroquial entre 1958 y 1968”. A continuación, a las ocho de la tarde, tendrá lugar la Santa Misa presidida por el Arzobispo de Pamplona y Obispo de Tudela Francisco Pérez que ha querido sumarse a la celebración en la que participará el Coro de Voces graves Santa María la Real. Tras la eucaristía, en la sacristía, se le entregarán algunos regalos por parte de distintas entidades y se servirá un vino de honor.
Jesús Jiménez Torrecilla nació en Aguilar del Río Alhama el 13 de octubre de 1913. Cursó los estudios eclesiásticos en el Seminario de Pamplona y se ordenó sacerdote el 10 de julio de 1938. Ejerció el ministerio sacerdotal en Isaba, Burgui, San Adrián, párroco de Cirauqui, Fitero y San Lorenzo de Pamplona desde 1968 sucediendo a su tío Teodoro Torrecilla y hasta su jubilación en septiembre de 1984. Le sucedió como párroco en San Lorenzo Benjamín Orbáiz
En Fitero se interesó activamente por varios proyectos y gracias a su actuación se restauró magníficamente la imagen gótica de la Patrona de la localidad y antigua titular del monasterio, la Virgen de la Barda, acometiéndose asimismo diversas obras en los claustros, nuevo presbiterio y realización de todas las vidrieras del templo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*